Tul+

De RRHH a People: la evolución del equipo Tul

Entrevista con Sebastián Ponce de León, Chief People Officer de TUL.

En Tul sabemos que la evolución y los cambios rápidos, son el pan de cada día. Pues bien, hoy es el turno para el área de Recursos Humanos, que buscando generar cada vez mejores resultados y mayor bienestar para los empleados, pasa a llamarse People.

Pero más que un cambio de nombre, está transformación significa una evolución en el papel que tendremos cada uno de los empleados de la compañía, pues pasaremos a ser vistos como la mayor ventaja competitiva de Tul. Ese factor que la hace única y más fuerte.

Es así que esta área se ocupará de apoyar a los trabajadores para que generen resultados que les permitan aportar a la empresa, pero sobre todo sentirse orgullosos y ver el valor de sus labores. Todo esto, promoviendo su desarrollo integral, compromiso con la organización y realización personal.

Sebastián Ponce de León, el nuevo Chief People Officer (CPO) de Tul, nos cuenta un poco más sobre el significado de People y lo que representará para la empresa:

¿De dónde nace el concepto de People?

Sebastián Ponce de León (SP): En principio, de entender que los humanos no solo nos motivamos por la plata y por hacer un trabajo, sino que hay otras cosas intangibles que nos mueven: aspiraciones, planes de carrera, etc.

Las startups vienen implementando esta tendencia, debido a que están en un ambiente muy turbulento, que implica adaptabilidad y un talento que no se consigue fácilmente: dispuesto a acoplarse, a jugársela, a tomar riesgos, a equivocarse, a recibir feedback constantemente y capitalizarlo.

Por eso es que ponemos el desarrollo de las personas y sus resultados, en el centro del ejercicio. El reto es integrar la gestión de las personas de la misma manera como se gestiona la estrategia de la organización, para que vayan de la mano y se complementen.

¿Qué viene?

SP: Lo primero es que, para llegar a People Operations, hay que empezar por romper unos paradigmas y buscar métricas que nacen del mundo de los negocios, no de las personas necesariamente. En este orden de ideas, empiezan a aparecer métricas como: qué tan rápido estamos consiguiendo el talento, preparándolo y teniéndolo disponible para la organización; cómo medimos el nivel de compromiso que tiene hacia la organización; cómo respondería un empleado frente a otra oferta de trabajo; qué tipo de embajadores son para la marca. Toda una serie de cuestiones que empiezan a generar datos e información concreta para tomar decisiones mucho más pensadas y acertadas.

En este contexto, se prioriza el impacto que tiene en las personas cada una de las acciones que se toma: desde la apertura de una nueva bodega y la ampliación de las metas, hasta los movimientos en los equipos. Se entiende que todas las acciones tienen un impacto en el talento y se busca el modo de prepararlos para que se puedan adaptar.

¿Qué va a representar para los empleados de Tul la transformación de RRHH a People?

SP: Principalmente, que vamos a romper el paradigma y vamos a continuar con una filosofía que tienen los tres fundadores: el talento no es un recurso que integramos, movemos y sacamos a disposición. Vamos a empezar a trabajar en entender al ser humano, y quiénes son las personas que están aquí; en hacerlas sentir valiosas; en diseñar planes de carrera; en medir cómo está el clima, pero también cómo está el compromiso, entre otros.

Y, en caso de que la medición no dé el resultado esperado, no vamos a cambiar a las personas, sino que vamos a trabajar en generar un mejor clima de trabajo, de mayor compromiso y respondiendo a sus necesidades.

La evolución a People no es un fin último, sino un camino que recorreremos. Vamos a construir ese equipo y esa habilidad, que parte desde cambiar la mentalidad de las personas, para que  entiendan cuál es el valor que están agregando a la organización. En este camino pondremos en práctica nuevas acciones, pero también vamos a construir sobre lo construido. Seremos ágiles y rápidos, escucharemos feedback e iremos aprendiendo y creando con nuestra propia identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *