Tul+

Construcción y reactivación económica

Como la “campeona” de la reactivación económica es llamada por la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, la construcción, sector que puede convertirse en un gran jalonador de la recuperación del empleo y del impulso económico que se perdió debido a la cuarentena obligada por la pandemia de covid-19. La funcionaria recordó que la construcción aporta el 12% del PIB nacional y genera cerca de 1 millón 200 mil empleos directos.

Cuando en el país tenemos un desempleo promedio del 20,2% y en ciudades como Manizales estamos en el 27% en ese indicador, de acuerdo con la medición del DANE para el cierre de julio pasado, es fundamental lograr que este sector lidere la apuesta por la recuperación de puestos de trabajo. Además, al ayudar a mover industrias como la del cemento, los ladrillos, los acabados de construcción, las cerámicas, el hierro y el acero, entre otros, la fuerza con que se puede mover la economía es innegable. De acuerdo con cálculos oficiales, se tiene la posibilidad de edificar 193 mil viviendas VIS y 176 mil no VIS. Si eso es posible, se podrían generar 793 mil empleos y se moverían $59 billones en inversión.

Para que esto funcione bien, resultan importantes los 200 mil subsidios de vivienda que se tienen en marcha desde el Gobierno nacional: 100 mil para la vivienda de interés social, y 100 mil para no VIS, además de la garantía del 70% para los proyectos. Eso permitirá que muchas familias se interesen en adquirir vivienda e inviertan sus ahorros de esta manera, que es considerada entre las más seguras. Esa dinámica también podrá hacer que sea más fácil para muchos obtener un techo y brindarles a sus hogares mejores perspectivas de futuro.

Es cierto que durante la cuarentena se tuvo una gran caída en el sector, como en los demás, debido a la parálisis general que se vivió. Se tenían excelentes proyecciones, pero todas ellas se fueron a pique. Ahora bien, con la reactivación que se impulsa desde julio pasado, la dinámica ha vuelto y es posible terminar el año en condiciones que recuperan algo de lo perdido, y con la certeza de que para el 2021 se apalancará toda la economía. Lo vital es la respectiva generación de empleo, que en la construcción es bastante numeroso. Se espera que se creen el próximo año 300 mil empleos directos nuevos y 420 mil en la cadena de valor.

Así podría cumplirse el vaticinio de Fedesarrollo, en el sentido que después de una caída del -7,1% en la economía este año, el 2021 haya un crecimiento entre el 3% y el 4%; el camino de la recuperación futura estaría abierto. Sin embargo, para que todo esto sea posible es fundamental enfocarnos en seguir las reglas del autocuidado, ya que solo eso nos puede garantizar que no sea necesario retroceder en las medidas de apertura, y se pueda seguir avanzando rápido en tener cada vez una economía más dinámica. Si se mantiene a raya la pandemia, la economía podrá fluir sin mayores inconvenientes, y la construcción podrá ser una buena punta de lanza.

 

Tomado de: La Patria

https://www.lapatria.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *